TE LLAMARÉ MUNDO

Articulillos y nótulas. Piezas sueltas. Meditamientos y senticiones.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Spain

17/7/12

Una modesta proposición a los funcionarios

No estoy ni directa ni indirectamente afectado por la supresión a los funcionarios de su paga extraordinaria de diciembre, pero es que considero que es una de las medidas más desfachatadas, y mire usted que hay unas cuantas, de todas las que está tomando este gobierno desfachatado. Pero aun sin estar afectado, me gustaría desde este blog hacer una proposición a los funcionarios por ver si pueden evitar lo que no deja de ser un esquilmo de parte de sus salarios.
       Al igual que las pagas ordinarias tienen un periodo de devengo que va desde el primero al último día de cada mes, las pagas extraordinarias también tienen un periodo de devengo —y tan salario son las unas como las otras: no tienen carácter de gratificación ni nada parecido—, periodo que no creo que sea igual ni en todos los sectores ni en todas las empresas, y que, en todo caso, desconozco cual pueda ser en el caso de los funcionarios. Normalmente el devengo de la paga extraordinaria de diciembre va por años naturales, desde enero hasta diciembre de cada año, devengándose, por tanto, cada mes 1/12 de la paga. Quiere decirse que cada mes el trabajador devenga, gana, acumula a su favor, la dozava parte de la extraordinaria, o séase que la empresa, por cada mes transcurrido le adeuda 1/12 de la paga extra de diciembre —y, evidentemente, otro de la de junio—. Tan es así que hay empresas en las que se cobran las extraordinarias prorrateadas en los doce meses. Y tan es así también que para el cálculo —con los correspondientes topes— de las bases de cotización a la seguridad social se suman a los ingresos mensuales 2/12 de las pagas extras, se cobren prorrateadas o no, de ahí que en las pagas extraordinarias no se paguen (¿?) seguros sociales, apreciación falsa por otra parte porque no es que no se descuenten seguros sociales sino que se están descontando en las pagas ordinarias.
       Pues bien, si todo esto es así (y aun a riesgo de proponer tonterías, sobre todo pensando que la proposición que voy a hacer quizás se le haya ocurrido a los propios funcionarios sin que la hayan visto viable), mi modesta proposición del título consiste en que reclamen el pago de la extra de diciembre basándose en que tienen devengada una parte de ella. Pues nada, a ver si con un poco de suerte, con esta reclamación alguien le diera en la cresta a este gobierno prepotente a la par que cobarde.

16/7/12

El alcalde de Alcorcón, campeón del botellón

Me entero por el blog de P. M., antiguo azote de Cascallana, actual correveidile del alcalde de Alcorcón y director de Nosequé, de que el ayuntamiento va a iniciar una especie de campaña contra el botellón, gracias a la modificación de una ley de la comunidad de Madrid titulada Sobre Drogodependencias y otros Trastornos Adictivos        Que dicha modificación se haya introducido aprovechando una ley titulada de Dinamización de la Actividad Comercial en la Comunidad de Madrid, en la que, entre otras cosas, se establece la libertad de horarios comerciales, resulta significativo porque no sé qué puede tener que ver el control del llamado "botellón" con la dinamización del comercio... como no sea la "dinamización" del negocio de las terrazas de veladores, cuyo lobby hostelero debe de pensar que les hace competencia desleal
(algo muy dudoso: ni leal ni desleal; sobre todo teniendo en cuenta que no me parece ningún disparate imaginar que los jóvenes botelloneros de hoy pueden ser quienes ocupen mañana, ya de adultos y con posibles, las terrazas. Pero en fin, allá los de los bares si no piensan en su futuro en estos términos de botelloneros hoy, terraceros mañana, al fin y al cabo las terrazas de veladores no dejan de ser un botellón legal),
y, muy probablemente, en la pasada campaña electoral acudieron al entonces candidato del Pp a calentarle la cabeza para que pusiera coto al desmadre —que sin duda lo es, por cierto— del botellón, y les hiciera a ellos un favor, algo de lo que el candidato debió de tomar nota, obediente a ciertos intereses. Y en esas anda don David.        Pero, sea lo que sea de lo anterior dos cosas me han llamado la atención del asunto que comento (puede verse la noticia también en La Vanguardia, incluso mejor que en el blog del arriba aludido correveidile): a) La cuantía de las multas, que pueden ser desde 500 hasta 60.100 euros, "según las circunstancias", unas multas absurdas por lo abultado de su importe. Por otra parte, es que no me imagino qué "circunstancias" se pueden dar para que alguien, por el hecho de beber alcohol en la calle pueda ser multado con miles de euros. Pero es que ni tan siquiera con 500 porque habría que ver cuántas multas se podrán cobrar. b) La actitud de don David es la que parece ser habitual en él: la de presentarse como campeón en cualquier asunto que trate. En este caso, en el cumplimiento de la normativa: "las normas están para cumplirlas". Pues nada, a ver si el campeón exige a los bares que exhiban la licencia de terraza —"en lugar visible desde el exterior", dice la normativa—, algo que no han hecho jamás.

9/7/12

El alcalde victimista

El último número del periódico Gente (de Alcorcón), correspondien-te a la fecha del 6 a 13 de julio, daba cuenta en una noticia —pág. 12— de las amenazas e insultos a miembros y cargos del Pp en el ayuntamiento, incluido el propio alcalde, así como daños —pintadas— en la sede del partido y daños —rayajos y similares— en los coches —¡vaya por Dios!— de esos miembros.
          La noticia está trufada de insidias e insinuaciones malintencionadas. Una de éstas aparece ya desde el principio, en el subtitular de la noticia, que reza: El PP denuncia una última oleada de amenazas y daños que se produce tras "diversas críticas de la oposición contra cargos de confianza del Gobierno". Comillas del periódico. Más adelante, preguntado, al parecer, el alcalde sobre los posibles culpables, dice que "lo sabe todo el mundo". Pues nada... tranquilos; porque si lo sabe todo el mundo (¿porque lo sabe él?), lo sabe la policía. En este estilo falaz se desarrolla la noticia, cuya fuente es, obviamente, el propio partido, como lo demuestra que sea casi una copia de la noticia que sobre el mismo asunto aparece en su web. Contiene la noticia algunas tontunas más del alcalde, propias de esa falta del sentido del ridículo que le caracteriza. ("¡Sin complejos!", como decía el ahora presidente de honor del Pp). Así por ejemplo cuando dice que los ataques son "la respuesta de algunos ante el crimen de que hayamos ganado [ganáramos] las elecciones de forma legítima y abrumadora". Abrumados sí que estamos los alcorconeros. O cuando suelta —se lo imagina uno quitándose la chaqueta y arremangándose la camisa mientras lo dice—: "Lo llevan claro [los amenazadores]. No van a amedrentarnos".
          Pero sea lo que se quiera de las insidias del Pp, no me cabe duda del intento de exagerar esas amenazas y daños para propaganda y beneficio del partido. Que hay una exageración y un intento de, con perdón, "peer en botija para que retumbe" lo muestra el que vuelvan a sacar uno de sus carteles electorales preferidos, que algún chorra les proporcionó sin querer con la pintada de la pistola apuntando a la cabeza del entonces candidato. ¿Ha habido alguien más que el propio Pp dedicado a difundir la dichosa pintada de la pistolita, pintada que, muy probablemente, hubiera pasado desapercibida en su día de no ser por los denodados esfuerzos de la campaña electoral del partido para que así no ocurriera? Hubo entonces un chaquetero botarate, poco menos que encargado de prensa oficioso de la campaña electoral, y hoy director general de Nosequé nombrado por don David, que habló de lo de la pistolita como un suceso de la kale borroka e insinuando al candidato poco menos que como víctima de los aprendices de la Eta. ¡La de provecho que le han sacado a la pistolita!

P. S. Contrasta la difusión del cartel de la pintada de la pistolita de las narices con el afán absurdo del alcalde de la eliminación de pintadas en fachadas y muros. (Lo de "eliminación", por cierto, es un decir: lo que se hace es ocultarlas, taparlas, con la pintura que en ese momento se tenga a mano lo más similar al color del muro). Afán —en el que se deben de estar gastando un pastón—probablemente en respuesta a que en algún mitin o reunión electoral alguien le debió de soplar al alcalde la necesidad de acabar con las pintadas. ¡Y el candidato asumió el compromiso! Aunque, por otra parte, el que un candidato del Pp asuma un compromiso —de lo que piensa hacer o de lo que no va a hacer— en campaña electoral a poco le compromete, si hemos de juzgar por las promesas de lo que haría —o no haría— el candidato del Pp a presidente del gobierno en las últimas elecciones generales.

6/7/12

Otras causas justas

El blog de Upyd de Alcorcón publicaba ayer jueves 5 un artículo con el título de Siempre con la causa justa —petulante, porque ya será menos, ¿no?— firmado por la presidente del partido doña Rosa Díez. Envié a dicho blog el siguiente comentario, que publicaron y que transcribo.

«"Todo lo que venimos diciendo desde que nacimos [...]". Cuando leí el comienzo del post —fotografía de la prócer inevitable— pensé que cómo era posible que doña Rosa (aunque para ello empleara el plural mayestático) recordara lo que venía diciendo desde su nacimiento, ¡qué susto!... hasta que caí en la cuenta de que se refería al nacimiento de la organización que preside o de la que es secretaria general, no sé. Resulta chocante, por otra parte, que doña Rosa escriba una entrada sobre un asunto de interés nacional en un blog local. Pero debe de ser que no lo ha escrito para este blog sino que lo habrá escrito o discurseado en otro sitio, y los administradores del blog se han olvidado de dejar constancia de ello. O que estos, sacando palabras de aquí o allá, se lo atribuyen a ella.

Es probable que la querella presentada por la organización sea una causa justa. Pero yo, a nivel local, les voy a proponer una causa que quizás, aunque más pequeña, más local, sea también justa, justísima. Me refiero al cese en la recogida diaria de basuras —contenedores naranja— que se ha producido de un tiempo a esta parte, pasando a ser, según he deducido por observación directa de la batería de contenedores que hay enfrente de mi casa, como de tres veces —máximo, cuatro— a la semana. Un empeoramiento en el servicio —básico— inadmisible, pero del que no se ha hecho eco ni se le ha oído —al menos yo— la más mínima palabra a ningún partido, tengan o no concejal en el ayuntamiento. No sé este silencio si se debe a que los partidos no están interesados en el asunto o a que ni siquiera se han enterado de ello, que no les ha llegado el olor, y nunca mejor dicho. Dudo sobre cual de las dos posibilidades sería la peor.

P. S. También hay otra cosa chocante —bueno, hay más, pero en fin no alargaré este comentario— en el supuesto artículo de doña Rosa. Y es cuando habla de "enfrentarse a los poderosos". Fíjense no más: un partido político hablando de "enfrentarse a los poderosos". ¡¿Pero acaso el objetivo de un partido, y de Upyd por tanto, no es precisamente la conquista del poder?! ¡Como si Upyd no aspirara a ser poderoso... o poderosa, que nunca estoy seguro del género!» Fin de la trascripción.

5/7/12

La recogida de contenedores, a peor (2ª parte)

Otro factor que disminuye la frecuencia de la recogida de basuras, además de la inadmisible —que sin embargo se admite, mansamente, sin protestar siquiera— reducción en el número de días en que se recogen, asunto del que escribí en mi entrada anterior, es el siguiente —que he observado directamente, simplemente mirando por la ventana, en más de una ocasión—:
Llega el camión de recogida. Se bajan los dos operarios y uno de ellos, no el conductor del camión, que a su vez es el que maneja la grúa, sino el otro, mete, literalmente, la cabeza por la boca de los contenedores y, es evidente, en función de la cantidad de basura que vea decide si el contenedor se vacía o no.
No sé si esta práctica será una picaresca de quienes recogen los contenedores o —más bien me inclino a pensarlo así— son las instrucciones que tienen para hacer la recogida más rápida y, como consecuencia, de una forma o de otra, a la larga, reducir plantilla. Esta triquiñuela, lógicamente, da lugar a que un contenedor —si es que, en el mejor de los supuestos que expuse en la anterior entrada, se recogen un día sí y otro no— pueda estar sin recoger hasta cuatro días, que se dice pronto. En efecto, si, pongamos por caso, la recogida se hace un lunes y no se hace la siguiente hasta el miércoles, pero este día, como consecuencia de la perita decisión del operario, según la basura que vea, tampoco se recoge el contenedor —o contenedores—, quedará sin recoger hasta el viernes. ¡Desde el lunes! Lo dicho, cuatro días.

3/7/12

La recogida de contenedores, a peor

Me venía dando el barrunto desde hace tiempo de que la recogida de basuras —"restos orgánicos", que le dicen— había dejado de ser diaria para hacerse con una frecuencia de... La verdad es que no he conseguido averiguarlo tras haberme dedicado durante unos días a observar la llegada de los camiones a los contenedores de enfrente de casa. Lo que he podido averiguar ha sido lo siguiente, en la semana del 26 de junio al 2 de julio:

- martes: recogen
- miércoles: NO recogen
- jueves: recogen
- viernes: NO recogen
- sábado: recogen
- domingo: NO recogen
- lunes: NO recogen

Es decir que recogieron martes, jueves y sábado. No puedo asegurar que sea la frecuencia de recogida, entre otras razones porque puedo haber cometido algún error al anotarlas o habérseme pasado alguna de ellas, aunque, por otra parte, esta última posibilidad es pequeña ya que siempre que salía de casa pedía a un familiar que estuviera atento.
       Sea lo que sea del rigor de mis anotaciones lo que sí me parece claro es que la recogida de la basura ha dejado de hacerse a diario para hacerse tres veces por semana, o cuatro como máximo. No obstante, para asegurarme y manejar datos ciertos, se me ocurrió escribir a la Esmasa, a su web, para preguntar eso: cuál era la frecuencia actual de la recogida de contenedores de basura y, para que no se pasaran de listos y me contestaran sobre lo que no les preguntaba, les aclaraba que la pregunta era sobre los contenedores de color naranja.
       Pregunté por primera vez el pasado jueves 28 y al no contestarme volví a preguntar ayer lunes. No he obtenido respuesta, cosa nada inhabitual tratándose del ayuntamiento de Alcorcón —incluso con el actual alcalde, o puede que aun más con él, quien poco menos que era en campaña electoral el campeón de la comunicación con los ciudadanos y bla, bla, bla— o de una de sus empresas hijuelas, que para el caso es lo mismo. El que la Esmasa no me haya contestado a una pregunta que no admite equívocos y a la que se puede dar una respuesta clara, sin ambigüedades, me confirma en la idea de que, efectivamente, la recogida ha dejado de ser diaria y, como he dicho antes, deja de hacerse varios días a la semana. El por qué no me han contestado me parece claro: porque es una reducción de un servicio básico que la quieren llevar a cabo a la chita callando y colárnosla sin que nos enteremos o, al menos, poniendo sordina a las posibles protestas. Tan es así que los partidos políticos, bien con representación en el ayuntamiento o bien sin ella, no se han debido de enterar, deben de estar en Babia. Y es muy lamentable que así esté ocurriendo, porque la disminución de un servicio como el de recogida de las islas ecológicas —que ya de por sí, aun con la recogida diaria pero con la falta de limpieza, entre otros motivos, apestan en cuanto llegan los primeros días de algún calor— debería haber dado lugar a montar un pollo de no te menees, a una auténtica rebelión popular. Es un asunto muy serio y si el ayuntamiento no tiene dinero para mantener la hasta ahora recogida diaria que lo saque de otro sitio
(por ejemplo de reducir el empleo de unas maquinuchas para recoger unas cuantas hojas de los bordillos de la calzada que, además, arman un bochinche insoportable; o que dediquen a ello la última subida del ibi; o que cesen en ese absurdo empeño de quitar las pintadas —taparlas, más bien—; o que se dejen de cuidados del césped: que si retirada de hojas, que si corte de la hierba; o, en fin, que pinten el dinero, porque para un servicio tan básico, piedra de toque del ayuntamiento, tiene que haberlo, y si el alcalde no es capaz de que lo haya demuestra que es un perfecto inútil),
pero que la recogida sea diaria: ya bastantes malos olores —aparte, muy probablemente, de problemas sanitarios— hay que soportar para que encima reduzcan la frecuencia de la recogida.




Locations of visitors to this page